Sin medicina especializada, cavernario deporte mexicano

0

+Cierra laboratorio antidopaje de Conade, con poca credibilidad

+Medida tras el caso de Paola Pliego, que ahora compite por Uzbekistán

+”Porque sólo generaba gasto”, justifica Ana Guevara

+Además, elertan que es una decisión desacertada porque saldrá más caro realizar las pruebas en el extranjero

+Federación Mexicana de Futbol la más afectada

+Turismo deportivo, otra pista donde corre la ex «Saeta Sonorense»

Ciudad de México, 3 de agosto (BALÓN CUADRADO/agencias).- El país que carece de medicina del deporte viven en la época de las cavernas. Es el caso de México, con más de tres décadas de atraso. Pese que, hasta el momento, es segundo lugar en el medallero de los Juegos Panamericanos Lima 2019. Por eso, en aras de la llamada «austeridad republicana» de la Cuarta Transformación que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador, desató gran revuelo el cierre del Laboratorio de Control y Prevención del Dopaje de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte y cimbró a la opinión pública.

Mientras, hubo voces que lamentaron esta decisión al afirmar que afectará al deporte mexicano, también la postura de quien destacó la poca credibilidad que tenía esa dependencia.

Sobre todo después de que se revelaron errores trascendentales, como el caso de la esgrimista Paola Pliego, que trascendió en el ámbito mundial, que determinó que compitiera por la bandera de Uzbekistán.

“Tenía muy poquita credibilidad. Aunque estaba acreditado por la Agencia Mundial de Antidopaje (AMA) no trabajaba de manera adecuada. Afectaron a una deportista a unos días de que comenzaran los Juegos Olímpicos, eso encarece todo tipo de seriedad”, señaló Alberto Román, abogado de Pliego.

Debido a falta de presupuesto, la Conade cerró el jueves su laboratorio que presumía la certificación de la AMA. Los costos de la operación de la dependencia ascendían a 35 millones de pesos anuales por 3 mil muestras de sangre y orina que se realizaban, de acuerdo con el semanario Proceso.

image.png

(Durante las pruebas antidopaje de la Conade)

Desde Lima, Ana Guevara reiteró su decisión al señalar que no tiene sentido mantener un laboratorio que nada remunera económicamente y sólo genera gasto.

El laboratorio tenía un gris antecedente por el error que cometió con un falso positivo en modafinil en contra de la esgrimista Paola Pliego de cara a Río 2016.

Incluso, la propia AMA exoneró a la deportista de dopaje, después de abrir la prueba B que resultó negativo, y como castigo suspendió de manera temporal al laboratorio.

“No sé si fue por petición de alguien de la federación (de Esgrima) o un error casual, pero le resta credibilidad”, destacó Román.

El laboratorio internacional que analizó la prueba B dijo que el laboratorio de Conade trabajó de manera incorrecta y no había indicios de la sustancia prohibida por la que fue sancionada.

En su defensa dijeron que había sustancias que se podían confundir pero, ¿cómo se podría confundir un laboratorio que está avalado por una instancia internacional? Y peor, seguir funcionando, agregó.

En contraste, Salvador Garayzar, ex subdirector de investigación y vinculación académica del organismo, consideró como desafortunado que se haya suspendido al laboratorio.

“No nos gusta que lo hayan cerrado, porque servía para mantener la salud de los deportistas, ojalá no salga después ninguna prueba en positivo que nos afecte”, apuntó.

Indicó que aunque Conade podría enviar al extranjero las pruebas para realizar los análisis, también tendrá un costo elevado y a ver si, ironizó, después no “sale más caro el caldo que las albóndigas”.

Antes de viajar a Cuba para firmar un convenio, Ana Guevara, titular de la Conade, habría avisado desde el 17 de julio a la AMA que cerraría el laboratorio.